CANARICULTURA PIZARRO ULTIMA HORA: Ya podéis ver y escuchar algunos de mis ejemplares con anilla 2014. Visita la sección videos
  La cría de canarios
 


Este apartado, podríamos decir que es de los más bonitos en la canaricultura .

Para criar debemos cumplir dos requisitos indispensables: disponer de un lugar tranquilo y adecuado para instalar a la pareja y disponer de tiempo, ya que la cría lleva mucho tiempo, pues hay que preparar a diario la comida para el embuche de las crías, proporcionarles material para el nido, controlar los huevos, los polluelos, limpiar a menudo la jaula y los accesorios, etc.

En Enero se les meterá en una jaula de al menos 40 cm de largo, con dos compartimentos separados por una chapa que se quitará cuando se les junte para el apareamiento, de manera que la hembra quede en un lado y el macho en el otro sin que se puedan ver.

Durante este tiempo se le irá proporcionando, a la hembra, pasta de cría. También es muy conveniente para que los progenitores entren en celo suministrarle ortiga. Hay que asegurarse que la ortiga procede de un sitio de confianza ya que de lo contrario la ortiga podría estar contaminada de algún pesticida. La ortiga se suministra tal cual, de la tierra a la jaula lavándola previamente.

Veinte días antes de juntar a los progenitores, les administro en el agua de bebida vitaminas del tipo AD3E para conseguir una mayor fertilidad y un mejor acoplamiento entre los padres.

Como la naturaleza no entiende de matemáticas, se deben juntar las parejas siempre dependiendo del estado de cada una de las hembras. Influye mucho el tener a los progenitores "viéndose" durante diez días aproximadamente.

Antes de juntar los ejemplares, deberemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

    - La edad de los reproductores: los canarios que se reproducen por primera vez, están en condiciones de reproducirse a los 9-10 meses.

    - La temperatura del aviario: el aviario debe estar a cubierto y lejos de corrientes de aire y ventanas abiertas a excepción de los momentos de ventilación.

    - Las horas de luz: la luz estimula en los canarios las ganas de reproducirse, mucho más que el calor, además los polluelos de la primera nidada no reciben suficiente alimento salvo que la luz natural sea reemplazada por luz artificial cuando comienza a anochecer. El encendido y apagado de la luz artificial lo iremos aumentando poco a poco hasta conseguir en el momento de que nazcan los polluelos, unas 12 - 13 horas de luz, para ello utilizamos tubos fluorescentes o lámparas con bombillas blancas de bajo consumo regulando el tiempo con un temporizador.

Los canarios deberían arreglarse para la reproducción de la siguiente manera:

Cortar un poco la uñas si son muy largas para evitar que perforen el cascarón de los huevos o que se enreden en el material del nido. Para cortar las uñas se debe hacer con un cortauñas, para ello se  coge el canario con cuidado y ponemos las uñas del canario a trasluz. Observaremos una venita en cada uña, pues bien las uñas se cortan sin llegar a esa vena que es la encargada de llevar el riego sanguineo a cada dedo por lo que tendremos que dejarle un margen suficiente de uña sin cortar para no llegar a la vena.
 
Ocurre a veces que por querer cortar mucho la uña, nos aproximamos demasiado a la vena y le sale un poco de sangre, si  ocurriera esto no hay que alarmarse simplemente taponaremos la uña con una gasa empapada en agua oxigenada o betadine y la hemorragia se cortará rapidamente pero para evitar esto, al cortar las uñas tendremos especial cuidado de no aproximarnos demasiado a la uña.

Si el pico ha crecido demasiado hay que cortarlo a la altura que se debería encontrar normalmente, pues de lo contrario puede resultar peligroso para los polluelos mientras están siendo embuchados.

Es muy importante desparasitar todos los ejemplares internamente con tabernil vermicida dos veces al año.

A primeros de febrero quitaremos el separador opaco y pondremos la rejilla unos 10 días para que la pareja se vaya familiarizando.

Pasados estos diez días se juntará a la pareja y pueden ocurrir dos cosas:

- Que se produzca el acoplamiento (esto ocurre si los dos miembros están en celo).

- Que se peleen.

Si se pelean, habrá que vigilarlos para que no se hagan daño en cuyo caso habría que separarlos de inmediato. Pero lo normal es que a los pocos días cesen la pelea y se apareen. Ojo, no confundir peleas con persecuciones y pequeños escarceos, esto es normal.

Llegado este momento hay que proporcionar a la pareja un nido y material para el relleno.

El nido puede ser de dos tipos: exterior e interior.

   · El exterior tiene la ventaja de que no quita espacio dentro de la jaula.

   · El interior, aunque quite algo de espacio (cosa que no suele ser importante debido a que la jaula suele tener suficiente espacio), tiene la ventaja  de que cuando los polluelos defequen, cae todo a la bandeja de la jaula y no al suelo.

Es aconsejable que el nido se coloque en una esquina de la jaula, en la parte alta de la jaula y lo mas alejado del lado por el que transita la gente para proporcionar a la hembra la tranquilidad que necesita para llevar a cabo la incubación.

Para rellenar el nido, lo mejor es proporcionales pelo de cabra que la hembra, ayudada en algunos casos por el macho, irá depositando en el nido con cuidado y esmero. Por lo general, si el nido está bien construido es porque la canaria es buena, lo cual significa que la reproducción se llevará cabo sin mayores inconvenientes.

La canaria comienza a poner los huevos entre 2 y 10 días después de la fecundación. Lo normal es que ponga un huevo al día, entre las 7 y las 9 de la mañana, pero a veces, pasa algún día sin que haya puesto el huevo.

La postura suele ser de entre 3 y 5 huevos, aunque unas veces pone 2 o y otras más de 5. Si la canaria pone un solo huevo es porque su salud no es demasiado buena.

En la naturaleza las canarias comienzan la incubación cuando concluyen la puesta, mientras que en cautividad comienzan a incubar a partir de haber puesto el 2º o el 3er huevo. Eso no es bueno porque unos polluelos nacen antes que otros y por lo tanto los mayores quitan comida a los pequeños, con lo cual los pequeños suelen terminar muriendo.

Para evitar ésto, lo que se hace es cada mañana, cuando la canaria haya puesto el huevo, nosotros con mucho cuidado lo cogemos y lo cambiamos por uno de plástico, y el de verdad lo sumergimos ligeramente en un recipiente cubierto con algodón, una gasa o el mismo pelo de cabra utilizado para que la hembra construya el nido y lo pondremos en un sitio fresco. Todos los días, hacia la misma hora procedemos al volteo de todos los huevos para evitar que la yema se pegue por dentro a la cáscara. Cuando la canaria haya puesto el 4º huevo retiramos del nido todos los huevos de plástico y los sustituimos por los de verdad para que la canaria pueda comenzar la incubación.

Durante este tiempo la canaria pasa casi todo el día metida en el nido, casi no sale ni para comer, por eso el macho acostumbra a llevarle comida al nido y dársela en el pico, así como a cantar para distraerla. Yo personalmente durante la incubación y crianza de los pollos prefiero mantener separado al macho a través de la rejilla porque de esta manera las hembras están más tranquilas e incuban mejor.

Hacia el 5º día de incubación ya se puede saber si el embrión se está desarrollando colocando el huevo al trasluz (ver video en la sección de videos) y si el huevo es claro es porque no está fecundado, por lo que habrá que retirar los huevos y empezar todo el proceso de nuevo, mientras que si se distinguen unas pequeñas venas es que todo va bien.

Un par de días antes del nacimiento de las crías, es aconsejable poner la bañera para que la hembra se bañe y cuando vuelva al nido humedezca los huevos y de esta manera ayudaremos a los polluelos a salir correctamente del cascarón y no mueran dentro por asfixia por estar demasiado duro el cascarón y no poder romperlo.

Si todo a ido correctamente a los trece días de incubación nacerán unos diminutos polluelos.

Las crías nacen con el cuerpo casi desnudo, con  un plumón que les cubre la cabeza y la parte posterior del cuerpo, y los párpados cerrados, que no comenzarán a abrirse hasta el cuarto o quinto día de vida.

Durante los primeros días hay que hacer frecuentes controles para limpiar el nido si está muy sucio así como para retirar algún huevo que no haya eclosionado, y para echar una pequeña capa de insecticida en polvo debajo del material con que ha sido rellenado el nido.

Mientras las crías son pequeñas no se debe dejar que los padres se bañen, ya que la hembra al volver al nido podría humedecer a las crías con lo que morirían por frío.

Durante este tiempo hay que suministrar abundancia de frutas como la manzana y de vegetales como la lechuga o el brocoli. Esto ayuda a los padres a regurgitar mejor los alimentos y contribuye a que las crías estén bien alimentadas.

Si queremos tener marcados a los pájaros, habrá que anillarlos. El anillarlos es obligatorio para participar en concursos y exposiciones. Las anillas se solicitan a la Sociedad Ornitológica a la que pertenezcamos y serán enviadas por la Federación. Estas anillas son las reglamentarias para los concursos.

El anillado suele llevarse a cabo entre el sexto y el octavo día, dependiendo de la raza de canario. Esta operación conviene realizarla al atardecer, ya que la hembra está más tranquila y se dormirá pronto, pues de lo contrario, al localizar un cuerpo extraño en el nido, intentará extraerlo con lo cual no solo le quitará la anilla al polluelo, sino que si no lo consigue, lo más probable es que tirando de la anilla, tire a la cría al fondo de la jaula.

Hacia los 21 días de vida, los polluelos comienzan a salir del nido, pero siguen dependiendo de sus padres para que les alimenten. A veces la hembra deseosa de preparar un nuevo nido, empieza a arrancar las plumas a sus polluelos con el fin de obtener material para formar el nuevo nido, en cuyo caso habrá que separar a las crías de los padres mediante una rejilla, para que puedan seguir alimentándose, pero sin correr ningún riesgo.

De todos modos, si no hay ningún problema de convivencia entre los padres y las crías, es recomendable dejarlos juntos el mayor tiempo posible.

 Cuando los polluelos ya tengan 6 semanas de vida y veamos que comen solos, se les puede separar de los padres y llevarlos a un jaulón para que se fortalezcan con el vuelo.

Durante este tiempo habrá que vigilar que los polluelos coman bien y no les falte en ningún momento la pasta de cría con cous-cous, así como que tampoco tengan carencias de fruta y verdura, ya que las semillas puede que no hayan aprendido todavía a comerlas, aunque no tardarán en probarlas.

Y si todo a ido bien bien y todavía estamos en época de cría, ya podemos intentar hacer una segunda nidada. Solo hay que repetir el proceso desde que se junta a la pareja.


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=