CANARICULTURA PIZARRO ULTIMA HORA: INSERTADO UN NUEVO ARTÍCULO TITULADO "GRECIA, PASIÓN POR EL TIMBRADO ESPAÑOL Y ACTUALIZADA LA SECCIÓN PALMARÉS CON LOS PREMIOS OBTENIDOS EN LA TEMPORADA DE CONCURSOS 2016
  El periodo de incubación
 

En este artículo voy a hablar de la incubación y de diversos aspectos a tener en cuenta.

Conocemos la incubación como la labor que tienen las hembras de dar calor a sus huevos para que se inicie y desarrolle la vida de un polluelo en el interior del mismo en los casos que dichos huevos estén pisados o lo que es lo mismo fecundados por el macho.

Pues bien, primeramente es importante saber que las únicas que pueden dar calor a los huevos son las hembras, los machos no pueden hacerlo porque carecen de placas incubadoras por lo que cuando tenemos un macho que se mete en el nido cuando la hembra sale, es por una actitud de protección hacia la postura pero nunca conseguirá darles calor más allá que el que sus propias plumas puedan dar y por tanto no sirve como incubación.

En diversas pruebas realizadas por algunos canaricultores, estos han podido comprobar que las hembras no saben en que consiste la labor incubadora y que ellas se echan en el nido a incubar únicamente porque son presas de la fiebre de incubación. También en estos estudios han podido comprobar que cualquier cosa parecida a un huevo (canicas, almendras ovaladas, etc…) que ejerza presión sobre su abdomen son incubados por las hembras.

En cautividad, cuando una hembra realiza la postura, se puede observar como va entrando paulatinamente en esa fiebre que hablábamos anteriormente. Durante los dos primeros huevos se echan en el nido a ratos pero a partir del tercer y del cuarto huevo son presas de una fiebre muy fuerte y tan solo salen del nido para comer, beber agua y defecar. En esto como en todo hay excepciones y algunas hembras no consiguen tener la fiebre correcta y realizan una mala incubación, bien sea porque son asustadizas, nerviosas, por su genética o por su propia naturaleza. Estas hembras no deben ser destinadas para la cría.

La incubación de los huevos de los canarios es de 13 días desde que una vez puesto el cuarto huevo, los huevos artificiales son sustituidos por los verdaderos. He podido comprobar que cuando una hembra realiza la incubación de forma correcta los pollos nacen a los 13 días exactos. Siempre anoto la hora exacta en la que comienzan la incubación y si la incubación ha sido perfecta 13 días después a la misma hora nacen. Aun así, si la hembra se levanta del nido más veces de lo normal o si los dias aún son demasiado fríos, los pollos pueden llegar a nacer a los 14 o 15 días.

A pesar de la importancia de seleccionar en nuestro criadero hembras dóciles y que no se asusten con facilidad mientras realizamos las labores diarias como criadores, en los días de incubación conviene evitar realizar labores en el criadero que supongan una molestia para las hembras. Si hay hembras que para mirar los huevos hay que empujarlas del nido y echarlas con la mano y otras sin embargo sólo con que te vean saltan rápidamente queda claro que la genética también juega un papel importante en la incubación y posterior crianza.

Una vez puestos los huevos verdaderos y comenzada la incubación, tan solo deberíamos manipular el nido una vez, al 6º o 7º día para comprobar la fecundidad de los huevos (ver video distinguir fecundidad en huevos de canario en la sección de videos) y tirar los que no estén pisados. Todas las manipulaciones que hagamos demás será correr riesgos innecesarios para la integridad de los huevos.

El macho también tiene su labor durante la incubación. Unas veces realiza una labor positiva y otras veces negativa. Hay machos que por su excesivo estado de celo molesta a la hembra y constantemente la está sacando del nido para pisarla lo cual desemboca en peleas constantes porque la hembra presa de su fiebre no admite molestias por parte del macho. Además del riesgo que conllevan este tipo de peleas para los huevos ya que se pueden romper. Otros machos sin embargo se dedican a llevar comida al nido a la hembra evitando que esta salga del mismo tan solo para defecar y beber agua y así los huevos no pierden prácticamente calor.

Es labor del criador observar el comportamiento del macho y en función de su comportamiento, dejarlo junto a la hembra o separarlos. Si se decide separarlo a otra jaula hay que observar que la hembra no se levante constantemente del nido al notar su ausencia. Si esto ocurriese nos veremos obligados a realizar la separación de ambos a través de la rejilla para que la hembra lo vea y el macho no pueda molestarla. Es importante tener en cuenta que una hembra es capaz de incubar y criar ella sola una nidada de incluso 5 pollos.

Yo personalmente acostumbro a las hembras a comer los alimentos que les voy a poner para criar a los polluelos antes de la postura y durante los días de incubación las tengo solo con su comida habitual, pasta y agua así evito que al ponerles alimentos distintos y apetitosos pierdan tiempo en comerlos, tiempo que deben estar en el nido.

Un día antes de la fecha prevista para la eclosión de los huevos, les pongo la bañera para que al bañarse la hembra y volver al nido con las plumas aún húmedas, los huevos obtengan la humedad necesaria para que los pollos puedan romper el cascarón sin dificultad, sobre todo en las últimas posturas de mayo y junio donde el calor es mayor y la humedad es menor.

Espero que este artículo os resulte de interés.


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=